San Vicente Museo Histórico Provincial 17 de Octubre y Mausoleo de Juan D. Perón

A 64 kilómetros de la Capital, San Vicente es un destino turístico bonaerense poco conocido, con un atractivo muy especial: el Museo Histórico Provincial 17 de Octubre o Quinta San Vicente, donde Juan Domingo Perón pasaba fines de semana junto a Eva Duarte. La historia, la laguna, la bonhomía de su gente, la seguridad y la tranquilidad, sumados al buen acceso hacen de San Vicente un destino turístico en crecimiento.

Cómo llegar: Por Autopista 25 de Mayo; tomar autopista Riccheri hasta el km 26 y tomar la autopista Jorge Newbery que va a Cañuelas. Bajar en la rotonda Canning y continuar 22 kilómetros por la ruta 58, al llegar a la rotonda, seguir por la calle que está a 90° a la izquierda.

Qué más hay para ver:
La laguna Del Ojo, la Plaza Mariano Moreno, la Municipalidad y el centro comercial.
Iglesia: la Parroquia Santa Clara de Asís data de 1875 y posee un estilo romántico que se distingue dentro de un contexto rural de casa bajas. Este edificio histórico tuvo su inauguración con la presencia de Luis Sáenz Peña, quien dono el primer cáliz.
Cruz de la Reducción: hito en la historia local, hace referencia a la reducción indígena que se había establecido en el siglo XVII. Después de varios traslados de la cruz, hoy se puede apreciar en la plazoleta contigua al Palacio Municipal a este monumento histórico provincial.
http://www.websanvicente.com.ar/datos_turista.htm


Museo Histórico Provincial 17 de Octubre y Mausoleo de Juan Domingo Perón

El museo abre sábados (de 10 a 16 hs), domingos (10 a 17 hs) y feriados (si se da en lunes, consultar). Entrada: $3 por persona.
Ubicado sobre Lavalle, entre las calles Eva Perón y El Litoral.
Comunicarse de lunes a viernes de 7 a 15 hs. al 02225-482260 0221-4294000 museo_san_vicente@ic.gba.gov.ar
info@quinta17deoctubre.com.ar
http://www.sanvicentehoy.com/san_vicente/san-vicente/quinta-17-octubre.html

El complejo habitacional, declarado de Interés Turístico Nacional, se compone de la casa principal. Perón compró la casa en 1946 al coronel Domingo Mercante. La frecuentaba hasta 1955, año que fue requisada por la Revolución Libertadora y se dispersó su mobiliario. Hizo demoler el viejo chalet y construyó el nuevo en 1947 y reformándolo en 1973, con tejas coloniales y frente de piedra Mar del Plata. Le agregó la piscina, una caballeriza, dependencias para huéspedes y personal de servicio, un edificio donde estaba el baño sauna y el Torreón (tanque de agua), donde Perón tenía equipos de transmisión y grababa sus discursos para la radio.
En el chalet se exhiben objetos personales del ex presidente y su esposa, condecoraciones que ambos recibieron, un lujoso biombo que el líder chino Mao Zedong le regaló a Perón y mobiliario que se encontraba en su casa de Gaspar Campos, en Vicente López.

Posteriormente se trasladó uno de los trenes presidenciales y tres esculturas de mármol de Carrara de 35.000 kilos solicitadas por el ex primer mandatario en 1953 al escultor italiano Leone Tomassi, que fueron rescatadas del Riachuelo en 1992.

El parque, de 19 hectáreas reúne más de 80 especies de árboles, muchas plantadas por ellos. El favorito de Perón era un alcanforero. El descansaba y leía mucho ahí. Se dice que la Constitución de 1949 fue redactada y punteada por el ex presidente en la soledad de esta quinta.

Un edificio inaugurado en 2002, reúne la muestra sobre la gestión de gobierno de 1945 a 1955. El guión se basa en los tres pilares del justicialismo: independencia económica, soberanía política y justicia social.

En el Club Social hay un acta donde se narra el día en que Perón se escapó de la quinta con su moto para comprar el diario en Alejandro Korn. Cuando le pidió el diario al canillita, éste se llevó la sorpresa de su vida. También sabemos que Perón se iba a caballo con Evita por la laguna de San Vicente, y se paseaba por el pueblo como si tal cosa.
La pareja se había acostumbrado a recorrer en auto los 45 kilómetros desde la residencia presidencial de Libertador y Austria, generalmente por la actual avenida Hipólito Yrigoyen que atraviesa el sur del Gran Buenos Aires.

Cuando volvió en 1973, la quinta le fue restituida junto con el resto de sus bienes. Y en 1980 sirvió como prisión domiciliaria de la presidente destituida, María Estela Martínez. Muchos recuerdan el día en que se fue en helicóptero, y un vecino la despidió con un acordeón tocando la Marcha peronista.
Después le siguió una disputa hereditaria y la Justicia determinó que la quinta debía pasar a manos de las dos hermanas de Evita, Herminia y Blanca Duarte que descuidaron por completo el aspecto de la residencia.
En 1990 la Legislatura provincial la expropió para restaurarla y construir el museo y mausoleo.

El mausoleo está precedido por la Plaza Central, donde están representados los escudos de todas las provincias y elementos característicos de cada región.
También se encuentra la Plaza del Abrazo, cuya denominación proviene de la imagen grabada en un muro que representa el abrazo entre Eva y Perón en el balcón de la Casa Rosada el 17 de octubre de 1951.
Bajo aquella imagen se inicia un curso de agua que fue denominado "la línea de la vida" y que acompaña el recorrido que hay que efectuar hasta llegar a la nave central del mausoleo que resguarda el féretro donde descansa Juan Domingo Perón. Durante los incidentes del 17 de octubre del 2007, el Museo no sufrió ningún daño material en su interior ni en su patrimonio.

Un vagón de historia
El tren que se puede visitar en la quinta perteneció a la línea General Belgrano, es de trocha angosta y se lo comenzó a construir en 1908 en Tafí Viejo (Tucumán). Hipólito Yrigoyen fue el primer presidente que lo utilizó.
En 1945 Perón viajó en este tren de Retiro a Tucumán, y entre 1948 y 1951 lo utilizó acompañado por Evita. Al final del último coche hicieron construir especialmente un balcón desde el cual saludaban a la multitud que los esperaba en cada estación.
Tiene tres coches: comedor, dormitorio y furgón. Está revestido en petiribí nacional, está pulido, lustrado y barnizado.
Fue traído en 1996, y en 2000 Duhalde hizo construir una estación para conservarlo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario