Wabi sabi

El wabi sabi es un principio filosófico del zen japonés que reconoce la estética en lo imperfecto, lo antiguo y lo simple. Inspirándose en la naturaleza, la estética wabi sabi acepta los materiales naturales (piedra, arena, agua, madera), y lo artesanal, con su paso del tiempo, sus imperfecciones, sencillez, ingenuidad, asimetría, asperezas, rusticidad. Más allá de la inspiración que le brinda al minimalismo en el mundo entero, el wabi sabi hace un gran aporte a los verdaderos buscadores de le felicidad. De las tres patas principales de la felicidad (saber decir No, saber aceptar lo que no podemos cambiar y saber vivir simple), el wabi sabi hace una enorme contribución enseñándonos a aceptar que también podemos encontrar paz y armonía en lo simple e impermanente en sus diferentes etapas de los ciclos naturales. Prueba de ello es la admiración (enamoramiento) que nos produce tanto el rocío sobre el brote turgente, como la crujiente hoja otoñal. Si bien todo tiene su fugacidad, la naturaleza y la obra del artesano nos reconecta con nuestra propia Naturaleza, con nuestro Ser, lo eterno, la unión con lo divino, de lo cual nos hemos dispersado por seguir cánones más sofisticados y ambiciosos. Lejos de interpretarse esto como conformismo, la fuerza del concepto reside ser feliz viviendo el momento, siendo conscientes en espiritualidad, trabajando el desapego, no juzgando, aceptando las imperfecciones y errores, viendo esto en los demás, pero por sobre todo en nosotros mismos.

    Tamara Le Gorlois



No hay comentarios.:

Publicar un comentario