Historia de los censos nacionales

El primer censo realizado en territorio argentino del que se tiene constancia y registro es el padrón de extranjeros ordenado por Alonso de Ribera en 1608 en la antigua gobernación del Tucumán. Luego de aquel relevamiento dispuesto bajo el reinado de Felipe III en España, siguieron en la época monárquica de nuestra historia muchos otros empadronamientos ordenados por los Austrias y luego bajo los Borbones, pero no de todos se conservaron registros.

En 1778, al poco tiempo que el virreinato reunió en una sola jurisdicción el actual territorio argentino, Carlos III dispuso un censo general en las posesiones de la corona española. En nuestro territorio ese censo sumó 186.526 habitantes, con la excepción de Corrientes, Santa Fe y Entre Ríos. Córdoba, con 40.203 personas, era la provincia más poblada, seguida por Buenos Aires con 37.130 y por Tucumán con 20.104.

La ciudad más poblada era Buenos Aires, con 24.205 habitantes, y Córdoba y Mendoza tenían 7283 y 7478, respectivamente. De este padrón se exceptuaron las regiones en poder de los indios en el Nordeste y en el Sur.

Entre los numerosos recuentos que servían de base u orientación, uno que ofreció visos de seriedad fue el realizado por Azara, en 1797, el cual asignó a lo que es hoy el territorio argentino una población de 310.000 habitantes.

En 1811, una vez emancipados los territorios, comenzó a estudiarse la posibilidad de un censo. Hacia 1818, durante la guerra de la independencia, llegó a nuestro país un estadígrafo norteamericano, Mr. Branckenridge, enviado por su gobierno para estudiar la composición social de estas latitudes. Entre los documentos que publicó Branckenridge a su regreso figuraba una estimación del número de habitantes de las provincias argentinas, que ascendió a 550.000 habitantes, excluyendo a los indios.

Pero recién en 1857 pudo concretarse el de la Confederación Argentina, que se realizó en ocho provincias (Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, San Luis, Mendoza, Santiago del Estero y Tucumán). Buenos Aires, que estaba separada, lo había realizado en 1855. Se calculó que en esa época había 1.210.000 habitantes, incluyendo a los indios.

En 1869 se realizó el primer censo sobre la totalidad del país, durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento, que anotó 1.836.490 habitantes, incluidos los indios y el ejército en operaciones en el Paraguay.

En 1895, el segundo censo nacional contó 3.954.000 personas; en 1914, el tercero, registró 7.885.000, y en 1947, el cuarto, 15.897.127. En esos años, caracterizados por una fuerte inmigración, la población se duplicaba entre censo y censo.

El quinto censo, en 1960, contabilizó 20.010.500 habitantes; el sexto, en 1970, 23.390.100; el séptimo, en 1980, 27.862.771 (un crecimiento del 39,2% en los últimos veinte años); el octavo, en 1991, 32.600.000 (marcó un freno en el nivel de crecimiento con un 11% más de habitantes que en 1991).

En noviembre de 2001, el noveno, registró que viven en la Argentina 36.223.947 personas, un 11 por ciento más de habitantes que en 1991. De ese total de personas censadas, el 51.22 por ciento pertenece al género femenino.

A partir de 1960 se siguió la recomendación de los organismos internacionales para que se realice uno cada diez años y en los terminados en cero, aunque las condiciones económicas del país impidieron que se cumpliera con ese cometido en 1990 y 2000.

El censo de 1869 le costó al Estado la suma de 189.794 pesos, incluyendo los gastos de impresión de los resultados en 1872. Para el operativo de 1970 se destinó 1482 millones de pesos viejos. De los 62.500.000 dólares previstos para el censo de 1991, la realización de todas estas actividades demandará este año una inversión de 303 millones de pesos.

Para el censo de 1970 se utilizaron 300.000 visitadores; en 1991 se elevó a 480.000 el número de encuestadores. Casi 600.000 censistas relevarán casa por casa el próximo miércoles 27 de octubre.

Por: Luis Casabal. Fuente: Archivo La Nacion/Télam

Más info:
Resultados del censo 2010
La población argentina crece cada vez más lentamente

1 comentario:

  1. EXCELENTE. MUY BUEN BLOG. DE LO MEJOR QUE VI SOBRE TURISMO.

    SALUDOS CORDIALES

    LIC. ROMERO GARCÍA

    ResponderEliminar